El arrepentimiento de corazón- Joel 2:12-13- La misericordia de Jehová -La religiosidad


Joel 2:12-13




La misericordia de Jehová
 12 Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento.    13 Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo.


Siempre corremos el peligro de que se apodere de nuestras vidas la religiosidad que tanto atrae al ser religioso que todos llevamos.
La religiosidad tiene mucho que ver con el sentirnos bien.
Sentirse bien, es un don preciado, pero difícil de conseguir. Muchas veces hablamos de emociones, sentimientos y religiosidad. Todos estos componentes forman parte de nuestro ser y nos ayudan; pero cuando nos referimos a ellos críticamente es cuando detectamos que esas manifestaciones legítimas se están convirtiendo en un fin en sí mismas.

La religiosidad nos ofrece una conciencia tranquila a cambio de algunas prácticas que, «en teoría», satisfacen las demandas del señor. Pensamos que al señor le puede agradar y así acallamos nuestras conciencias.

Sin embargo, no hay nada más engañoso que la auto-satisfacción. Ésta se acosta a nuestro lado y nuestra vida se convierte en un paraiso de tranquilidad artificiosa.

Éste es uno de los mayores obstáculos que nos esncontramos para ver con nitidez, sentir y sufrir la angustia que produce el pecado.


Andamos en un terreno movedizo que nos impide ver nuestra realidad pecadora y nos escondemos tras un falso concepto de Gracia, como si la Gracia de Dios se pudiera enlatar en el bote de conservas de nuestras circunstancias personales.


Ese es uno de los inconvenientes que nos impide caminar hacia el arrepentimiento genuino. Sólo la voz de Dios manifestada en nuestras vidas a través de su disciplina nos hace volver a nuestra realidad.

Compártelo si te pareció interesante. También puedes regalarnos un comentario.



14:51