La obra del ESPÍRITU SANTO en el creyente

 

Muy queridos hermanos en Cristo quiero compartir con ustedes un resumen de una excelente obra del Pastor Win Malgo Director de Llamada de Media Noche, obra misionera radicada para América Latina en Guatemala 14 Calle 1-34 Zona 1, Guatemala Telfax (502) 232884, y con e-mail : Ldmguat@intelnet.net.gt

La obra del Espíritu Santo en el creyente tiene siete efectos:
1. El Testimonio del Espíritu.
2. El Espíritu Santo, la garantía de la herencia.
3. El Espíritu obra en nosotros que oremos.
4. El Espíritu de Dios nos guía.
5. El Espíritu de Dios nos vivifica.
6. El Espíritu de Dios hace que produzcamos fruto.
7. El Espíritu de Dios quiere usarnos como instrumentos.

El Testimonio del Espíritu.

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” El primer efecto del Espíritu Santo en los renacidos es que somos hijos de Dios, y tenemos la seguridad de ser hijos de Dios ya que tenemos una unidad con el Señor, como está escrito 1 Corintios 6: 17 “Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.” Por eso cuanto mas profunda sea la entrega al Señor, tanto mas claro será el testimonio de la seguridad de ser hijos de Dios. Regocíjate diciendo ¡El mismo Espíritu Santo da testimonio a mi espíritu de que soy un hijo de Dios.

El Espíritu Santo, la garantía de la herencia.

El Espíritu Santo es Él que está en nosotros lo dice la palabra en Efesios 1:13,14 “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.” El Espíritu Santo mismo, que es Dios, es las arras de nuestra herencia, el anticipo de nuestra gloria. Gloria a Dios por esta tan maravillosa herencia.
Dios mismo se da a nosotros y no s hace sus herederos, como lo escribe Pablo en Romanos: 8: 17 “Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados” y en 2 Corintios nos dice “el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.”, esto nos hace incalculablemente ricos; el apóstol Pedro, nos afirma la tan gloriosa herencia en 1 Pedro:1: 4 “para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros” Tan maravillosa es esta herencia que hemos recibido los cristianos renacidos que el mismo Dios se da como garante. Esto nos lleva a la necesidad de andar de una manera digna para no perder la herencia.


El Espíritu Santo obra en nosotros que oremos.

No solo lo que el Espirita Santo nos da el testimonio, el Espíritu es para nosotros la garantía de nuestra herencia, y obra en nosotros impulsándonos a orar, esto es parte de su obra, lo dice Romanos 8:26 “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” ¿Cómo podemos nosotros, hombres tan débiles, pecadores, cortos de vista, orar a Dios como es digno? ¡Sólo a través de ÉL, la eterna y poderosa Majestad! ¿Cómo pueden llegar nuestros gemidos hasta ÉL? Es el Espíritu de Dios, quien nos ayuda en nuestra debilidad y quien intercede por nosotros de la mejor manera. El Espíritu del Señor ora a través de nosotros con gemidos indecibles, cosas que nosotros no somos capaces de expresar. El Espíritu del Señor dice cosas inexpresablemente gloriosas. Por lo tanto los que oran en el Espíritu, son aquellas personas que comprenden cada vez más la gloria de Dios. Ellos al orar, son invadidos por la creciente y santa pasión de orar, aún mas de seguir orando, de orar a cualquier precio. El Espíritu escudriña todas las cosas, también las cosas de la divinidad; de forma el que tiene un espíritu de hijo, tiene un espíritu de oración. Al orar este Espíritu de oración, a través de la persona, el que está orando comienza a percibir algo de lo que está escrito en 1 Corintios 2: 9, 10 “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.”; por eso, el versículo 20 de la carta de Judas, nos dice tan enfáticamente “Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo “ Es posible que tu digas: ¡Yo también quiero esto, También quiero conocer más la gloria de Dios! Bueno entonces, toma en cuenta que el Espíritu de Dios, justamente intercede por los que son débiles. La oración del Espíritu de Dios a través de nosotros, es una espada que corta hacia los dos lados. Por un lado una oración así siempre es escuchada, porque es ilimitados lo que Dios puede hacer, y quiere hacer, a través de la oración en el Espíritu Santo; pero por otro lado, la espada corta a mi mismo, porque yo soy cada vez más profundamente convencido de mi propia debilidad, de mi pecado, de lo indigno que soy, como dice el Señor mismo en Juan 16 :8 “Y cuando él venga, (el Espíritu Santo) convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” Cuando el Espíritu de Dios me convence de mi pecado, me humilla, y me quiebra, tanto más podrá orar nuevamente, en mayor plenitud y gloria, a través de mi. En otras palabras: Cuanto más grande sea mi debilidad, tanto más gloriosa es su fuerza a través de mí. Cuanto más impotente e incapaz me sienta para orar, tanto más grandes victorias en la oración podrá obtener a través de mí. Bien sé que estas palabras van contra nuestro entendimiento, contra toda lógica humana, pero este es el camino de Dios. ¡Que el Señor pueda hacer la obra del Espíritu Santo en ti, para que el Espíritu Santo pueda orar a través de ti!.

El Espíritu de Dios nos guía.

Ya hemos visto lo que el Espíritu de Dios, da, lo que es y hace, veamos también adónde nos guía. Jesús dice en Juan 16: 13 “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”; esto quiere decir el Espíritu Santo nos guiará primeramente en la verdad de la Palabra. Las personas espirituales son personas maduras; ellas en primer lugar, se dejan llevar por el Espíritu de Dios a la verdad y no viven solo de interpretaciones y explicaciones. No son cristianos bebes, sino que de estos está escrito en 1 Juan 2 :20 “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas” Quizás hasta hoy el Espíritu de Dios no pudo guiarte en la verdad de la Palabra; ¡porque no lees toda la Palabra, sino solo los pasajes de la Biblia que te agradan! Lee la Biblia completa párrafo por párrafo, orando y pidiendo al Señor que con la intercesión de Nuestro Señor Jesucristo, que ÉL a través de su Espíritu, te muestre justamente lo que necesitas. Así el Espíritu de Dios te guiará, en toda verdad hacía la verdad, Jesús dijo que ÉL es la verdad Juan 18:37 “...... Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz” Pero el Espíritu de Dios también nos guía a la verdad con respecto a lo que en el futuro próximo sucederá, porqué en Juan 16:13 dice “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” Por tener nosotros el Espíritu de Dios, no somos ignorantes respecto al futuro próximo, cuanto más llenos estamos del Espíritu de Dios, tanto más reconocemos la clara e inequívoca verdad sobre la Palabra, sobre Jesús mismo, sobre nosotros mismos, sobre este mundo, sobre Su pronta venida. Por eso, no es en vano que Pablo dice “Sed llenos del Espíritu” Efesios 5: 18 “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones”

El Espíritu de Dios nos vivifica.

“Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros” Romanos 8: 10-11. Aquí tenemos la maravillosa obra del Espíritu Santo en nuestro corazón, la que no podemos expresar en palabras, el mismo Espíritu que ha resucitado a Cristo de los muertos, ya hoy vivifica nuestros cuerpos, El Espíritu de Dios nos libera de la esclavitud de la carne pecaminosa. Cuando el poder del pecado quiere tener lugar en tu vida, está a tu disposición una fuerza aún mas grande el Espíritu de Dios. El cristiano que reconoce este misterio entra al reposo; Ya no es él quien lucha, sino que agradece, por la victoria de Jesús, que se hace realidad, por el Espíritu Santo en él. Y puede exclamar con Pablo en Romanos 8:2 “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte”

El Espíritu Santo hace que produzcamos fruto.

Debemos entender correctamente, nosotros no producimos el fruto del Espíritu Santo, es el Espíritu de Dios que mora en nosotros el que produce el fruto, como lo describe Gálatas 5: 22, 23, 24 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.” Quizás hemos visto en algunas de nuestras comunidades como algunos hermanos están orgullosos de su humildad, o de la expresión pública de su amor al prójimo, o de sus denodados esfuerzos de su fe, o de su paciencia la que logran solamente mordiéndose la lengua, o su pureza y su templanza son meramente una apariencia exterior, y viven con fantasías contaminadas. Esto no es el fruto del Espíritu. El principio de Dios es que el que produce de verdad fruto es el que está lleno del Espíritu Santo tal como se muestra en Jeremías 17: 7,8. “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.” Si tenemos una relación de vida con el Señor, por la llenura del espíritu Santo, entonces el fruto crece por sí mismo, el Espíritu obra en nosotros y estamos produciendo fruto. ¡Que simple y relajante es una vida en el Espíritu Santo!.

El Espíritu Santo quiere usarnos como instrumentos.

Otra obra del Espíritu Santo es que nos tornamos en fuente de agua de vid. Esto lo dijo Jesús mismo en Juan 7:38 “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”. El Señor nos quiere transformar en canales transparentes de las corrientes de victoria, para llegar a otras personas. Ezequiel 47: 9 “Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río” El avivamiento comienza allí donde los hijos de Dios nuevamente son llenos del Espíritu Santo, ¡Créeme, el mundo no necesita en primer lugar la doctrina cristiana, sino la vida cristiana! Tu vida es para la gloria del Señor, es insignificante para el mundo, Satanás trata de tocar tu vida y tener control, utilizando tu yo y tu egoísmo; pero si eres lleno del Espíritu Santo, Dios tomará tu vida como un instrumento en manos diestras y la música del cielo saldrá de ti. Las personas que están alrededor serán impresionadas por la gloria de Jesús a través tuyo. “¡Ah – dices – eso quiero yo, y he orado tantas veces por ello y no se hace realidad, no hay cambios!”, Mi hermano, mi hermana, puede haber tres impedimentos para que eso que quieres ocurra.

Impedimentos para no ser un instrumento útil en las manos del Espíritu Santo.

1. Efesios 4:30 nos dice: “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” El Espíritu Santo no te puede llenar, porque tu lo contristas a pesar de sus tiernas advertencias, incurriendo una y otra vez en el mismo pecado.

2. Tal vez has enojado y ofendido al Espíritu Santo como lo dice Isaías 63: 10 “Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos”, el pueblo de Israel ofendió al santo espíritu al rebelarse contra su guía y caminaron por sus propios caminos.

3. Un impedimento aun más grave es descrito en Hebreos 10 :29 al 31 “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo.¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!”. ¿persistes en tus pecados?

Hijos de Dios, éstos son los tres grandes obstáculos; Contristar, enojar u ofender al Espíritu Santo, pero dice el Señor en Hebreos 4: 7 “ .....Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones”. Hay perdón en la sangre del Cordero. Si tu, te vacías de ti mismo, de tu propio ser, entonces el Señor con gusto te llenará de su Santo Espíritu, y experimentaras todas estas obras maravillosas en tu vida. ¡¡¡Que el Señor te dé gracia para humillarte de verdad!!!!

Hermanos, queridas hermanas, este pequeño resumen me ha sido de gran impacto y por eso lo comparto con todos ustedes que sea de bendición a los que lo lean. 

Quien quiera revisar El Espíritu Santo Bosquejo lo invito a leerlo en: http://www.yeshuanet.com/foro-cristi...-bosquejo.html

Con un fraternal saludo Ing. Gonzalo Arenas.
Compártelo si te pareció interesante. También puedes regalarnos un comentario.



00:37